powered by
Socialbar
COMUNICACIÓN ASERTIVA , SOCIAL SHARE
Loading
TAGS
asertividad comunicacion pasivo agresivo comunicacion asertiva

RECOMENDACIONES
Artículo de Eric Rolf Eric Rolf es un maestro de la sabiduría de la vida nacido en Nueva York en el ...
Desde el invento de la rueda, pasando por la revolución industrial hasta nuestros tiempos se ha establecido...
por: Deepak Chopra, M.D. Una intención es el punto de inicio de cualquier sueño. Es el poder creativo que ...


Cambiar el Tamaño de Letra :

Click para Agrandar
“Ni sumisión ni agresión, sólo asertividad.” Walter Riso
“La forma en que nos comunicamos con los demás y con nosotros mismos, en última instancia determina la calidad de nuestras vidas.” Anthony Robbins
Imagina que acordaste verte con un amigo en un restaurante a las 3:00 pm. El tiempo pasa y tu amigo aún no ha llegado. No te avisó que se retrasaría y comienzas a irritarte. Después de 40 minutos finalmente llega y se acerca la mesa donde estás. ¿Cuál sería tu reacción y qué palabras emplearías en ese momento? Emplea algunos segundos para qué pienses la respuesta antes de continuar leyendo.
A todos nos ha pasado una situación así, sin embargo la forma de responder tal vez sea muy diferente en cada persona. En general, se pueden presentan tres posibilidades:
1. “Que bueno que has llegado. Vamos a sentarnos y a pedir algo” (Estilo pasivo).
2. “Tengo más de media hora esperando, es una falta de respeto. Mínimo deberías de haberme avisado.” (Estilo agresivo).
3. “Hola ¿Ocurrió algo? Estuve esperando cerca de media hora y empecé a sentirme incómodo con la espera. Te agradecería mucho que si en otro momento fueras a retrasarte, me avisarás, así ya no me quedaría con el pendiente” (Estilo asertivo).
En la opción 1, se ejemplifica el estilo pasivo, en que la persona actúa como si su amigo no hubiera ocurrido nada. Al dejar de expresar sus pensamientos y sentimientos, no le permite a su amigo tomar consciencia de su falta de consideración. En base al estilo pasivo, algunas personas para evitar el conflicto optan por ceder, reprimirse, callar, sin embargo al estar actuando constantemente así, caen en una postura de complacer a los demás a costa de ellos mismos.
En la opción 2, estilo agresivo, la persona expresa su molestia de una forma poco amable y cortés. Lo único que estaría propiciando es que su amigo se ponga a la defensiva y el ambiente se tornaría tenso y más difícil de sobrellevar. Este estilo se caracteriza por una tendencia a protestar, reclamar y agredir.
En la opción 3, estilo asertivo, la persona expresa de una forma clara, amable y responsable sus pensamientos y sentimientos. Además sugiere una alternativa de solución ante una situación de retraso.
¿Cuál es el estilo que más predomina en tu comunicación? La mayoría de las personas tienden hacia el estilo pasivo o el agresivo, pocas personas son asertivas. Lo importante es darte cuenta y comenzar a ser asertivo cada vez en más situaciones.
De forma más específica, la asertividad es la habilidad de expresar nuestros pensamientos y sentimientos de una manera franca, abierta y responsable, respetando los pensamientos y sentimientos de los demás.
La asertividad, es una muy importante habilidad social, que te permitirá construir relaciones humanas enriquecedoras y armoniosas. Centrándonos en la comunicación, ser asertivo implica decir las cosas claras, de una manera adecuada y en el momento preciso.
Son pocos las situaciones que la vida misma nos ofrece para desarrollar nuestra asertividad. Muchas veces en nuestros propios hogares los patrones de comunicación no son los más adecuados o en nuestra formación escolar no a todos nos compartieron esas herramientas sociales.
El desarrollar la asertividad nos brinda múltiples beneficios: compartir mejor nuestros puntos de vista, expresar alguna inconformidad adecuadamente, recibir quejas o cumplidos, saber decir no a ciertas situaciones y aprender a negociar en diversas situaciones.
Si tu estilo es más del tipo pasivo, es importante que tengas en cuenta que tu eres un ser tan valioso como todos los demás, con tus propios anhelos y decisiones, con todo el derecho a expresar quién eres y cómo quieres vivir en base a tu forma de ver el mundo.
Si te orientas más al estilo de tipo agresivo, es conveniente reconocer que es válido sentir molestia e ira, pero hay formas más equilibradas de vivir nuestras emociones, las cuales no son simplemente dejarnos llevar impulsivamente por ellas, además imponer a los demás nuestra forma de actuar es no tomar en cuenta la individualidad de los otros.
Si eres una persona que quiere lo mejor para sí misma y para los demás, no sólo te contentarás con emplear la asertividad para evitar discusiones o conflictos, sino que la utilizarás como tu gran aliada para hacer de cada relación personal una fuente de armonía, bienestar, paz, honestidad, crecimiento. Al actuar así no tardarás en darte cuenta de lo valioso que será la relación con tu familia y además estarás aportando elementos muy valiosos a toda aquella persona que interactúe contigo.
Para desarrollar esta habilidad te recomendamos tomar en cuenta los siguientes puntos:
A) Identifica cuál es el estilo que ha predominado en tu forma de comunicarte (pasivo, agresivo o asertivo) y recuerda algunas formas en que dicho estilo se ha manifestado negativamente en tus relaciones. Muchos de esos conflictos pudieron haberse evitado o por lo menos haber limitado su crecimiento. No te culpes por ello, simplemente toma consciencia que existen otros estilos de comunicarnos.
B) Elige algunas situaciones en que te gustaría ser más asertivo. ¿De qué forma puedes mejorar tu comunicación en esa área o con esa persona? Piensa en si la falla está en lo que dices, en la forma en que lo dices, el momento en que lo dices o incluso en lo que no dices.
Ejemplo 1. Si tú estás terminando un proyecto laboral importante y tu pareja te solicita que la lleves a algún lugar, en vez de decir “Que no ves lo ocupado que estoy, mañana te llevo”, podrías intentar con “Ahorita estoy especialmente ocupado. Permíteme llevarte mañana para andar más tranquilo. ¿Estás de acuerdo?”, como puedes observar hay una enorme diferencia entre las dos opciones anteriores que muestra la importancia del qué y del cómo decimos las cosas.
Ejemplo 2. Ahora imagina que requieres un permiso para faltar cierto día al trabajo y te diriges a la oficina de tu jefe, sin embargo, tan pronto cruzas la puerta observas que está realmente molesto con otros asuntos, en esta situación parte de ser asertivo es no hacerle la petición en ese momento, ya que casi con toda seguridad será rechazada. Mejor espera otro momento más apropiado.
C) Prepara una especie de listado con distintas frases asertivas que consideras que te serán útiles en diversas situaciones. Por ejemplo, imaginemos que algún familiar te dice frecuentemente un apodo que te molesta, pero nunca se lo has hecho saber y sabes que coincidirán en una reunión en los próximos días. Antes de verlo, reflexiona de qué forma puedes ser asertivo y ensaya tu guión que podría ser “No te lo había comentado, pero no me siento cómodo con ese apodo que empleas para referirte a mí. Quiero pedirte que me llames de tal forma”, y así cuando lo veas en persona será más sencillo actuar asertivamente.
Jim Rhon, el gran filósofo y motivador norteamericano, expresa con sus palabras “el estilo de la comunicación único y sano es la comunicación asertiva”. Recuerda que el ser asertivo es una de las mejores formas de construir relaciones humanas armoniosas, enriquecedoras y plenas.
PARA PONER EN PRÁCTICA:
1. A partir de este momento centra parte de tu atención en tu estilo de comunicarte. Después de cada discusión o conflicto pregúntate de qué modo podrías haber actuar con mayor asertividad y ten el propósito de aplicar ese aprendizaje en cualquier situación parecida que enfrentes. Primero crea las frases y ensáyalas en tu imaginación, posteriormente en la situación real.
2. De las siguientes dos situaciones, encuentra algún modo asertivo de afrontarlas:
a) Uno de tus mejores amigos te pide constantemente dinero prestado porque no se administra bien. Aunque si te paga el dinero que le prestas, regularmente tarda más tiempo del acordado en hacerlo. Tú decides terminar con esta situación. ¿Cómo actuarías asertivamente en este panorama?
b) Una tía a la que aprecias mucho prepara un postre especial para festejar tu cumpleaños. Sin embargo, al probarlo el sabor no te resulta nada agradable. Ella se queda con la duda y te pregunta con una sonrisa tímida en el rostro ¿Qué te pareció el sabor?
3. Lee detenidamente y reflexiona el siguiente escrito que presenta nuestros "Derechos asertivos" y aplícalos en tu diario vivir.
Click para Agrandar




Compartelo en :



blog comments powered by Disqus