powered by
Socialbar
MANIPULACIÓN , SOCIAL SHARE
Loading
TAGS
manipulación culpa autoestima inseguridad

RECOMENDACIONES
Por Louise Hay Los consejos de la famosa coach emocional para el desarrollo personal tomados de su libro &l...
“Las personas que piensas que no son capaces de hacer algo, no lo harán nunca, aunque tengan las aptitud...
En esa experiencia humana tan rica que tenemos oportunidad de vivir, nos encontramos en muchos momentos como ...


Cambiar el Tamaño de Letra :

Click para Agrandar
En esa experiencia humana tan rica que tenemos oportunidad de vivir, nos encontramos en muchos momentos como víctimas de prácticas manipuladoras, o en otros casos, como sujetos manipuladores. ¿Qué es la manipulación? Deepak Chopra, en su obra “El Libro de los Secretos”, define que: ”La manipulación consiste en obtener lo que quieres ignorando o dañando los deseos de los demás. Los manipuladores utilizan el encanto personal, la persuasión, la coacción, las artimañas y la falsa información. La idea subyacente es: “Debo engañar a las personas para obtener lo que quiero”. (1)
Un manipulador tiene una compulsión por controlar, por imponer sus puntos de vista y su forma de hacer las cosas. En el fondo de una actitud manipuladora subyace una enorme inseguridad, el temor de ser abandonado o rechazado. Constantemente culpa a los demás por cualquier comportamiento negativo que manifiesta, y se aferra a que él tiene la razón. Cuando sus deseos no son satisfechos, suele reaccionar de distintas formas, la mayoría de ellas con un impacto generador de culpa en quienes lo rodean: malestar físico agudo, ataque de ira, agresiones a gente sumisa, etc.
Aunque quienes rodean a un manipulador en alguno o varios momentos se lo reclaman, es común que se niegue el hecho, y de manera sutil se van entretejiendo cadenas que coartan la libertad de manifestación en quienes te rodean.
Muchos de los manipuladores no se alcanzan a dar cuenta del efecto que generan, e incluso creen que lo hacen por el bien de los demás. Por ejemplo, una madre que trata a hijos(as) solteros(as) mayores de treinta años como si tuvieran catorce, y pretende ejercer control de amigos, salidas, ingresos que reciben, etc., lo que puede generar es el alejamiento de estos hijos.
Si tú, amado lector, identificas en ti algunas actitudes manipuladoras, es tiempo de iniciar un cambio. El primer paso es ceder la razón a los demás, no de forma servil o fingida, sino reconociendo que son válidas otras formas de actuar y de percibir las situaciones. El control que pretendes ejercer disminuye cuando aceptas que tu punto de vista no es necesariamente el correcto. Al realizar lo anterior, quienes te rodean se sentirán en libertad de actuar espontáneamente, sin esperar tu aprobación.
Si, por el contrario, te identificas como víctima de manipulaciones, toma conciencia de ello y empieza un proceso de liberación. Primeramente, comprende que quien pretende manipular tiene miedos que la orillan a actuar así; esa persona no pretende dañarte, sino sentirse bien ella. La próxima vez que te quiera imponer su punto de vista “correcto”,de manera asertiva, respetuosa, puedes elegir contestar de esta forma:”Respeto tu forma de ver las cosas, y eso puede ser válido para ti, sin embargo, mi forma de apreciar esa situación es diferente, y asumo la responsabilidad de actuar conforme mi decisión”.
Muchas personas que se quejan de ser víctimas de manipulación, en el fondo temen asumir la responsabilidad de sus actos y ceden su poder a otros, creyendo que eso los exhonera de cualquier error que puedan cometer, No obstante, esto es una falacia, ya que las consecuencias de nuestros actos nosotros somos quienes las vamos a vivir.
PARA PONER EN PRÁCTICA:
1) Pregúntate: ¿Me identifico como víctima de manipulación? ¿De quién me dejo manipular? O bien, ¿te identificas como alguien que manipula ? Cualquiera que fuera la respuesta, ambas situaciones provienen del miedo a quedar solo y no ser amado.
2) Todos los días, varias veces, repíte mentalmente: “El amor llena mi vida y me fortalece. Mis relaciones con los demás son respetuosas y enriquecedoras”.




Compartelo en :



blog comments powered by Disqus