powered by
Socialbar
EMPATÍA: PONERTE EN LOS ZAPATOS DEL OTRO , SOCIAL SHARE
Loading
TAGS
empatia sintonia armonia zapatos comprender entender

RECOMENDACIONES
Por Deepak Chopra Todos somos extensiones del campo universal de energía, distintos puntos de vista de una ún...
Imagina la siguiente situación. Una esposa reclama al marido “Deberías de comprenderme”, a lo que ...


Cambiar el Tamaño de Letra :

Click para Agrandar
Imagina la siguiente situación. Una esposa reclama al marido “Deberías de comprenderme”, a lo que él responde “Claro que te comprendo, la que no me comprende eres tú”. ¿Alguna vez has sentido que alguien significativo para ti no te comprende? ¿O has experimentado una dificultad para entender lo que alguien está sintiendo? A la posibilidad de comprender a los demás y de poder conectarnos con ellos a un nivel más profundo le llamamos empatía. La empatía tiene que ver con el tomar conciencia de la forma en que la otra persona percibe el mundo, y esto es muy importante porque dependiendo de esa forma de ver el mundo, va a ser la forma en que va a pensar, sentir y actuar en su vida. La empatía es como construir un puente que te permite comprender mejor a la otra persona. Por ello acostumbramos decir que una persona empática es aquella que se le facilita “ponerse en los zapatos del otro”.
Tal vez no te has preguntado a ti mismo qué tan empático eres. Los siguientes puntos te pueden ayudar a identificarlo. Una persona empática: - Sabe cómo crear una atmósfera de confianza y de una comunicación agradable con los demás. - Alcanza a comprende la forma de reaccionar de otra persona, aún y cuando no esté de acuerdo con lo que ella hizo. - Cuando está bromeando, identifica cuando otra persona está empezando a sentirse incómoda. - Es buscada por los demás para interactuar y pasar un rato agradable, e incluso para tener charlas profundas. - Crea lazos de armonía que fortalecen sus relaciones personales, incluyendo las familiares, laborales y sociales. Si muchos de los puntos anteriores checan contigo, tú mismo ya estás disfrutando de las bendiciones de esa forma de interactuar. Si no es así, no te apures, tienes la oportunidad de comenzar a serlo. La empatía es una habilidad, y como toda habilidad puede ser desarrollada. La empatía conlleva poner mucha atención a las emociones y sentimientos de los demás. Sin embargo para hacer eso, primero que nada es importante estar que tú seas consciente de tus propias emociones y sentimientos, de que hayas alcanzado un mínimo de equilibrio en tu ser y vivas con cierta paz interior. Sólo en la medida en que te comprendes a ti mismo puedes comprender a alguien más.
Cada cabeza es un mundo, por lo tanto cada persona tiene su propia forma de ver el mundo y tiene sus propias razones para vivir como lo hace. Tú manera de percibir el mundo no es ni buena ni mala, simplemente es tu forma, así también como la forma de los demás. La empatía nos permite armonizar estas diferencias y crear lazos en común con los demás.
Algunos de los obstáculos para practicar la empatía, son las heridas emocionales que no hemos resuelto en nuestro interior o una actitud egocéntrica que nos hace creer que todo debe girar alrededor de nosotros. Muchas veces ahí encontramos las raíces de muchos de nuestros conflictos con las personas a nuestro alrededor.
Una persona poco empática hace que sus relaciones humanas pierdan sentido, le quita la parte cálida y de aceptación de un ser humano a otro. Y si esto se expresa con tu pareja, padres o hermanos, la armonía familiar se verá seriamente afectada. Para ser empático debes de abrir tu corazón y mostrarte de forma auténtica, para que la otra persona a su vez pueda abrir su interior hacia ti, en un espacio de respeto y aceptación incondicional al otro. Es un excelente mecanismo de validarse ambos como seres humanos valiosos, especiales y únicos.
En distinta medida, cada uno de nosotros esperamos sentirnos aceptados, valorados y amados. La empatía es la clave para obtener un mayor provecho de cada una de tus relaciones.
Si esperamos que los demás nos comprendan, no hay ninguna garantía de que así sucederá. La empatía comienza contigo, tú puedes tomar la iniciativa y comenzar a comprenderte mejor a ti y a los demás. Si al intentar ser empático, la otra persona no te corresponde como esperarías, no te inquietes, ella tiene sus razones para actuar como lo hace. Simplemente se empático aún ahí, y reconoce que tal vez ella no está dispuesta. No te molestes con la situación, ni con ella y tampoco contigo. Tú hiciste tu parte y siéntete satisfecho con eso. Lo genial del asunto es que mientras más practiques todo eso, cada vez serán más momentos los que funcionarán de maravilla. Muchas de las personas carismáticas y de éxito han desarrollado esta habilidad.
Algunas sugerencias para desarrollar tus habilidades de empatía son:
- Recuerda que cada quien tenemos nuestra forma muy personal de ver el mundo y que todas las formas son válidas. La empatía no juzga, comprende.
- Toma conciencia de las emociones y sentimientos primero en ti y luego en los demás. Te ayudará a identificar el momento ideal para tratar ciertos temas o para controlar la intensidad de tus reacciones. La empatía de tu parte no puede estar presente, si estás furioso o fuera de control.
- Además de poner atención en las palabras, permanece atento al lenguaje no verbal. Los gestos, las posturas y la tonalidad de las palabras dicen mucho más que las puras palabras. Si una persona te dice que te está escuchando, pero lo expresa en un tono de molestia, sin mirarte a los ojos, con los brazos cruzados y dirigiendo su cuerpo hacia otra dirección, realmente está cerrada a la comunicación.
- De una forma muy sutil, y si resulta sencillo y cómodo para ti, trata de unificar el ritmo de respiración tuyo con el de la otra persona. Se ha confirmado que cuando dos personas están en gran sintonía, el ritmo de respiración es muy similar.
- La empatía busca compartir y expresar nuestro mundo interior, no pretende imponerlo a los demás ni exigir de ellos que lo expresen. Si deseas escuchar la versión de tu hijo o pareja sobre algo, pero primero no creas una atmósfera de confianza, no esperes que se abra contigo, mucho menos si en muchas otras ocasiones has sido muy poco empático. Comienza a ir abonando el terreno con la empatía poquito a poquito, y después lograrás muchas cosas.
- Cuando estés expresando algo y solicites confirmación de la otra persona procura preguntar “¿Me estoy alcanzado a explicar?” en vez de “¿Me estás entendiendo?”. El mensaje que envías en la segunda opción es la duda sobre la capacidad de entendimiento de la otra persona. En la primera opción tú simplemente te estás responsabilizando de tu manera de explicar las cosas.
- Cuando alguien más te esté platicando algo muy personal e importante, puedes evitar errores en tu interpretación y confirmarlo así “Déjame veo si estoy en lo correcto, tú lo que estás tratando de decirme es ___________ “ y expresas con tus palabras tu versión.
- Recuerda que en la medida en que tú estés en armonía contigo mismo es en la medida que estarás en armonía con los demás. Por lo tanto continúa caminando en ese maravilloso sendero del autodescubrimiento personal, en gaiashare.com encontrarás muchos artículos que pueden aportarte mucho.
Para poner en práctica:
- Reflexiona unos instantes sobre cómo vives la empatía con los demás.
- Elige a dos personas de tu familia, amigos o compañeros de trabajo con quienes la relación esté algo tensa, complicada o distanciada. Y cada que lo consideres conveniente aprovecha para abonar la relación con un detalle de tu parte, puede ser un saludo más cordial de lo acostumbrado, una sonrisa, una palmada en el hombro, el compartir un dulce o bocadillo, una palabra de aliento, un cumplido, lo que te parezca más conveniente. Observa como poco a poco la relación se irá fortaleciendo.




Compartelo en :



blog comments powered by Disqus