powered by
Socialbar
AGUA, LA MEDICINA MÁS BARATA , SALUD FíSICA SHARE
Loading
TAGS
agua salud vida

RECOMENDACIONES
Propiedades, beneficios y ejemplos de jugos naturales. Los jugos naturales de frutas y vegetales nos proporci...
Durante el año escolar, una de las principales preocupaciones de los padres es la nutrición de sus hijos mi...
“Olvidamos que el ciclo del agua y el ciclo de la vida son uno mismo.” Jacques Y. Cousteau &ld...


Cambiar el Tamaño de Letra :

Click para Agrandar
El agua es la forma más barata de medicina preventiva que se conoce. El agua nos mantiene sanos. Eso sí, no confundas agua con líquido. El cuerpo humano necesita un mínimo de 2 litros de agua natural al día y el alcohol, el té, el café o las bebidas refrescantes son líquidos… pero no agua. Por tanto, se trata de beber al menos dos litros de agua, líquidos aparte.
¿Sabías que el agua es el medicamento por excelencia?
Aunque mucha gente lo ignora, sus posibilidades terapéuticas son inmensas.
“La deshidratación crónica es la raíz de la mayor parte de las enfermedades degenerativas del cuerpo humano y la tragedia más grande de la historia de la Medicina es que los médicos no hayan entendido -y sigan sin entender- la diversidad de señales que emite un cuerpo cuando, simplemente, reclama agua”.
Batmanghelidj, médico egresado en Londres y quién estuviera preso durante la revolución iraní, pudo descubrir al desempeñar su función de médico en prisión, los beneficios de tratar ciertas enfermedades con el sólo hecho de beber agua, resultado de la carencia de ciertos medicamentos.
Para Batmanghelidj el más importante descubrimiento médico que ha hecho el hombre es haberse dado cuenta de que el agua es la mejor medicina natural para gran número de las llamadas enfermedades.
Basta para entenderlo constatar que todas las funciones del organismo dependen del flujo de agua en el cuerpo. Hasta el punto de que lo que para muchos médicos es un “cuerpo enfermo” para Batmanghelidj no es, en muchas ocasiones, sino un “cuerpo sediento” al que se puede devolver la salud dándole simplemente la cantidad de agua adecuada.
IGNORANCIA MÉDICA
El agua es imprescindible para regular todas las funciones del cuerpo y, por tanto, para que funcione correctamente es fundamental que llegue siempre en cantidad suficiente y en el momento necesario a todo el organismo, especialmente a los órganos vitales (cerebro, corazón, pulmones, hígado, páncreas y riñones).
Por eso, cuando no es así, el cuerpo pone en marcha una serie de sofisticados indicadores para “hacernos saber” que la necesitamos. Uno de ellos es provocar la sensación de sed; lo que sucede es que muchas veces no reconocemos esa petición y otras no la atendemos o la saciamos con una bebida refrescante. De hecho, el último indicador, el más evidente y el único que solemos “reconocer” es la boca seca. Esta señal es el último signo externo de una deshidratación extrema sólo que no siempre es útil porque se ha comprobado que el cuerpo puede sufrir deshidratación aun cuando la boca esté húmeda.
A fin de cuentas, la deshidratación prolongada por no atender las señales que emite el cuerpo puede causar graves daños. Y lo malo es que esa falta de agua es tratada por la mayoría de los médicos atendiendo a los síntomas que provoca con lo que, en función de los mismos, etiquetan al paciente como enfermo de una patología u otra y le tratan con los fármacos recomendados en tales casos.
Es decir, existe una ignorancia médica básica que confunde muy a menudo una simple deshidratación con varias patologías.
Batmanghelidj asegura, que buena parte de las enfermedades hoy diagnosticadas no son en realidad enfermedades sino síntomas de un cuerpo deshidratado que, sencillamente, “tiene sed y pide agua”.
AGUA Y SÓLO AGUA
Debes de tener en cuenta que la creencia de que el té, el café, el alcohol o las bebidas refrescantes son sustitutivos válidos del agua constituye un error elemental que puede tener graves consecuencias. Porque es verdad que tales bebidas contienen agua pero también es verdad que suelen llevar agentes deshidratantes que no sólo la eliminan una vez ingerida sino que además acaban con el agua de las reservas del cuerpo por su fuerte acción diurética.
¿Cuándo beber agua?
Según los expertos, los mejores momentos para beber agua son tres: nada más levantarse de la cama por las mañanas (uno o dos vasos de agua de 200 ml.), media hora antes de la comida y de la cena (un vaso) y dos horas y media después de las comidas (otro vaso de 200 ml). Asimismo, se recomienda tomar entre dos y tres vasos más a lo largo del día. Lo que nos daría un total de entre 8 y 9 vasos de agua al día. Tal es la cantidad mínima que necesita el organismo cada día. Recuerda que la deshidratación es el principal factor estresante de toda materia viva.
¿Cómo saber si estás deshidratado?
Así ocurre siempre que la boca se te seque. Fíjate además en el color de tu orina; normalmente, ha de ser incolora o ligeramente amarilla. Si empieza a volverse oscura tu cuerpo se está deshidratando. El color oscuro significa que los riñones están trabajando con muy poca agua y la orina está saturada de desechos.
PARA PONER EN PRÁCTICA:
1) Aumenta tu consumo de agua, empieza por tomar un vaso de agua al levantarte, uno antes de la comida y uno antes de la cena, y si es posible dos más a lo largo del día.
2) Limita la cantidad de café, té, refrescos y bebidas azucaradas durante el día, optando mejor por tomar agua natural.
3) Te recomendamos también llevar contigo o tener a la mano algún recipiente con agua que te facilite la ingesta de este vital líquido.




Compartelo en :



blog comments powered by Disqus