powered by
Socialbar
SALUD INTEGRAL SISTÉMICA , SALUD FíSICA SHARE
Loading
TAGS
salud equilibrio sistema integral fisico mental emocional espiritual

RECOMENDACIONES
Por Louise Hay Los consejos de la famosa coach emocional para el desarrollo personal tomados de su libro &l...
Propiedades, beneficios y ejemplos de jugos naturales. Los jugos naturales de frutas y vegetales nos proporci...
Durante el año escolar, una de las principales preocupaciones de los padres es la nutrición de sus hijos mi...


Cambiar el Tamaño de Letra :

Click para Agrandar
Desde un punto de vista sistémico podemos considerar a cada ser humano formado por cuatro elementos internos en cada persona: físico, mental, emocional y espiritual. Y por otros cuatro elementos en su relación con el mundo externo: familiar, social, laboral y económica.
Podríamos integrar otros elementos en este sistema, pero estos ocho forman un sistema fácil y práctico para analizar en relación con el equilibrio o desequilibrio personal.
La salud es un estado de equilibrio dinámico interno, que construimos día a día con nuestra forma de vivir, sentir y pensar; y es también un equilibrio dinámico en nuestras relaciones más importantes con lo externo.
Si cualquiera de los elementos mencionados se desequilibra, impacta en mayor o menor medida a los demás elementos del sistema personal.
Algunos ejemplos:
· Tengo conflictos con mi pareja, lo que me produce ira, desconcentración en mi trabajo, puede empeorar mi digestión, la relación con los amigos comunes no fluye con normalidad.
· Debido a una caída, me fracturé un hueso en uno de mis pies. No puedo desplazarme con facilidad, o manejar mi auto. Trabajar o estudiar puede dificultarse. Me impaciento por la torpeza con que me muevo y estoy irritable.
· No sé para qué vivo. No le encuentro sentido a nada. ¿Para qué cultivar mis relaciones o trabajar o terminar mis estudios? Me deprimo y no como casi nada. Mi aseo personal es pobre.
· Tengo dificultades con mis vecinos. He estado a punto de pelearme con ellos. Mi molestia produce tensión en mi cuello y aparecen esas migrañas ocasionales, lo que hace que me ausente unas horas o días de mi trabajo.
· Mi hijo se está drogando. No sé cómo enfrentarlo. Tengo miedo. Él lo niega. Discuto con mi esposo/a. Me siento culpable de no haber notado sus cambios iniciales.
· Tengo ansiedad frecuente por mi trabajo estresante. Como excesivamente. Mi glucosa y presión arterial se elevan. Ya estoy tomando 5 o 6 medicamentos tres veces por día. Estoy enojado conmigo mismo por no controlar mi apetito. Mi familia se preocupa al verme enfermo y me disgustan sus comentarios.
Estas historias comunes, o algunas similares, las encontramos frecuentemente a nuestro alrededor o las vivimos nosotros mismos en la actualidad.
La salud personal se construye día a día, este es un aspecto muy importante que debes considerar. No se alcanza únicamente con tomar elementos externos a nosotros, sean medicamentos o fármacos, complementos o suplementos nutricionales, tés o remedios herbolarios, o con terapias físicas. Todos estos elementos pueden acelerar el proceso de equilibrio, pero por sí mismos no llevarán a la salud plena. Como la salud se construye constantemente, no basta con alcanzar momentáneamente ese punto de equilibrio sistémico, sino debemos continuar con el proceso de mantenerlo.
En la búsqueda de una mejor salud debemos considerar estrategias que nos permitan mejorar en cada uno de los ocho aspectos mencionados, no sólo limitarnos a lo físico.
Algunos síntomas más comunes que aparecen al estar desequilibrados son:
ž Dolores físicos
ž Estados emocionales alterados: tristeza, ira, ansiedad, depresión, celos…
ž Pensamientos negativos o desenfocados: qué tonto soy, esto no tiene salida, ¡son unos estúpidos!, no me comprenden, sólo quieren molestarme…
ž Sensación de vacío o pérdida de sentido
ž Conflictos familiares
ž Dificultades sociales: aislamiento, mala comunicación
ž Deudas, déficit económico, “no me alcanza”…
¿Coincide alguno de ellos con tu estado actual?
Es sencillo estar sano si establecemos metas concretas en cada uno de los aspectos que nos conforman y evaluamos su obtención, haciendo ajustes hasta irlas alcanzando. Estas metas nunca terminan, siempre podemos seguir mejorando.
Imagina que vas solo en un velero por el mar. Establecer metas nos permite tomar el timón de nuestro barco y no ir a merced de los vientos y las corrientes. Es más fácil tomar decisiones de qué cambios hacer si sabemos a dónde nos dirigimos.
Pero recuerda que alcanzar tus metas no es lo más importante, es más importante como te sientes mientras vas alcanzando cada una de ellas. “La felicidad no es a donde llegas sino cómo viajas”.
Algunas características reconocidas en personas integralmente sanas, y sólo algunas de ellas son:
· Se alimentan sanamente
· Cuidan su peso
· Hacen ejercicio
· Toman agua en cantidad adecuada
· Cuidan su columna
· Cuidan su respiración
· Descansan
· Aprecian los aspectos positivos de su trabajo
· Reconocen y se ubican en la realidad
· Se enfrentan a las exigencias de la vida diaria
· Expresan sus emociones de forma positiva
· Saben que controlan sus estados de ánimo y lo practican
· No se dejan abrumar por los retos de la vida
· Tienen metas bien definidas
· Son proactivos
· Tienen sentido de valor
· Tienen sentido de control
· Tienen conciencia emocional
· Capacidad de lucha
· Sentido de autoprotección
· Controlan su estrés
· Son flexibles
· Viven una vida variada, con diferentes actividades
· Buscan su madurez afectiva
· Se adaptan a los cambios
· Tienen sentido del humor
· Cultivan relaciones familiares sanas
· Cultivan relaciones de pareja sanas
· Cultivan relaciones de amistad
· Cuidan sus principales roles familiares y sociales
· Tienen un sentido de misión en la vida
· Cultivan su espiritualidad
· Oran y meditan
· Vive de acuerdo a sus principios éticos y sus valores
· Son ecológicamente responsables
Tu puedes construir y mereces un mejor equilibrio integral. La salud plena es tu derecho. ¡A trabajar en ello!
PARA PONER EN PRÁCTICA:
1. ¿Qué aspectos de tu salud integral has descuidado más?
2. ¿Cuáles de las características de una persona integralmente sana están ya integradas en ti y cuáles no?




Compartelo en :



blog comments powered by Disqus