powered by
Socialbar
INTIMIDAD Y SEXUALIDAD , PAREJA Y FAMILIA SHARE
Loading
TAGS
autoestima manipulación atracción física amor

RECOMENDACIONES
Por Louise Hay Los consejos de la famosa coach emocional para el desarrollo personal tomados de su libro &l...
“Las personas que piensas que no son capaces de hacer algo, no lo harán nunca, aunque tengan las aptitud...
En esa experiencia humana tan rica que tenemos oportunidad de vivir, nos encontramos en muchos momentos como ...


Cambiar el Tamaño de Letra :

Click para Agrandar
Dios bendijo a los seres humanos con muchos regalos; uno de ellos es la sexualidad. Biológicamente somos seres sexuales, esto es un hecho que no podemos negar.
En los cuerpos sanos es imposible que en algún momento determinado no se experimente una atracción sexual; genéticamente el cuerpo está diseñado para emitir y recibir esos impulsos sexuales, los cuales nos hacen atractivos a otros seres humanos y a su vez otros seres nos parecen atractivos; por tanto, aparece como algo perfectamente natural el deseo de vivir una relación sexual con esa pareja por la que se siente esa enorme atracción física. Desafortunadamente, para muchas personas que son presas de creencias y conocimientos heredados , el sexo se considera como algo pecaminoso, sucio. Hay toda una serie de juicios sobre lo que debería ser el sexo, sobre cómo deberían ser las relaciones, y frecuentemente esas creencias están distorsionadas.
Dado que la relación sexual potencialmente ofrece una fuente muy alta de placer, es común apreciar que muchas personas buscan el sexo por el sexo, dejando de ver que la relación sexual es una profunda manifestación de amor entre seres que se aman. La energía sexual es una de las energías más poderosas que posee el ser humano; cuando esa energía es controlada y dirigida apropiadamente para la manifestación del amor, genera en las personas resultados positivos enormes.
Esa vivencia de la sexualidad que se anuncia como algo increíblemente hermoso y placentero tiene un requisito previo: saber vivir la intimidad. La intimidad significa ser capaz de reconocer, aceptar y amar los aspectos internos de uno mismo. Cuando una persona abraza su yo interno, está lista para abrazar el yo interno de los demás.
Si una persona no desarrolló esa intimidad en sí mismo, temerá abrazar y entregarse genuinamente a alguien más. La relación sexual implica un compartir el “yo” con naturalidad, espontaneidad, frescura, con la convicción de que uno ofrece lo que es, no lo que finge ser. A su vez, nos preparamos para recibir con respeto y amor la intimidad del otro. Es desde la infancia cuando las personas empiezan a intimar con la vida. Recuerda: ¿eran tus padres tiernos y cálidos para demostrarte su amor? ¿Te abrazaban, acariciaban tu pelo, te expresaban palabras cariñosas? El recibir estas muestras de cariño facilitan el proceso de hacer que el niño se sienta aceptado, perteneciente a un todo, y posteriormente le resultará más fácil la interrelación con otras personas.
En hogares disfuncionales, donde abundan las agresiones físicas y/o psicológicas, donde se carece casi completamente de muestras de amor, se dificulta enormemente desarrollar una intimidad, y más aún si el niño(a) sufrió agresiones sexuales. Para algunas personas la herida es tan profunda que se sienten incapaces de experimentar la alegría de una relación sincera y comprometida con una pareja.
Por lo anterior, se considera que una de las razones por las que la sexualidad constituye un problema para muchas personas es que su autoestima es baja. Algunas de estas personas evaden esta sensación de soledad bebiendo alcohol, drogándose, comiendo en exceso o consumiendo cigarrillos. Pregúntate: ¿te sientes en intimidad, en amor por ti mismo? ¿Te reconoces como un ser sexual y que es perfectamente normal experimentar las sensaciones que acompañan una relación sexual? O, por el contrario, ¿sientes miedo al relacionarte con otra persona? ¿Hay un vacío dentro de ti, una sensación de que falta “algo”?
Las personas de baja autoestima son presa fácil de manipulaciones, de engaños, de ser utilizadas por personas egoístas que sólo buscan ratos de placer sin compromiso y que no respetan ese “yo interno” de la persona que abre su corazón y ofrece su cuerpo.
Antes de enrolarte en una relación afectiva y sexual con alguien, asegúrate de que te ama y que lo amas. Ciertamente se puede experimentar un gran placer físico con la mera unión de cuerpos, pero cuando ese contacto se enriquece con un amor profundo por ti mismo y por el “yo total” de la pareja, la experiencia es indescriptible, excelsa, única. Ámate profundamente, y después comparte ese amor.
PARA PONER EN PRÁCTICA:
1) Fortalece tu autoestima; una persona que se ama atraerá y/o retendrá a personas a su vez sanas.
2) Si tienes hijos(as), refuerza en ellos su intimidad. Expresa de manera visible tu amor por ellos; abrázalos, acarícialos, diles cosas hermosas.




Compartelo en :



blog comments powered by Disqus