powered by
Socialbar
SATISFACCIÓN LABORAL , LABORAL Y PROFESIONAL SHARE
Loading
TAGS
satisfaccion laboral trabajo empleo felicidad realización plenitud profesional

RECOMENDACIONES
Por Louise Hay Los consejos de la famosa coach emocional para el desarrollo personal tomados de su libro &l...
Por Jorge Bucay Muchas personas tienen un amante y otras quisieran tenerlo. Y también están las que no lo tie...
Robert Kiyosaki es un reconocido empresario y autor a nivel internacional. El best seller “Padre Rico, P...


Cambiar el Tamaño de Letra :

Click para Agrandar
Al pensar en la palabra trabajo, ¿qué imágenes vienen a tu mente o qué sensaciones experimentas? Cada quien tenemos nuestra propia idea de lo que es el trabajo y de su significado en nuestras vidas.
El trabajo, sin duda, es un pilar muy importante en nuestra existencia, a través de él generamos los medios económicos para salir adelante, muchas de nuestras interacciones humanas se dan en el ambiente laboral y en él destinamos una parte significativa de nuestro tiempo y nuestra energía. Además de eso y en un nivel más profundo, es un excelente medio de realización personal, de compartir con los demás tus talentos, de reafirmar tu autoestima y de alcanzar otros niveles de plenitud en tu vida.
Es grande el número de personas que sufren por no contar con un empleo y también es grande el número de personas que sufren por tener empleo, o por lo menos debido a la forma que lo están viviendo. La pregunta importante que podríamos hacernos es: ¿qué tan satisfecho estoy con mi situación laboral actual? Tu trabajo, además de aportarte un ingreso para sostener tu tren de vida, tiene que brindarte lo necesario para estar en equilibrio en tu interior. Cuando el trabajo se vuelve una tremenda carga con la que tenemos que lidiar para salir adelante aún a costa de nosotros mismos, toda tu experiencia de satisfacción en la vida se verá seriamente amenazada.
Muchas de las veces tenemos la tendencia a enfocarnos en todo aquello que no nos gusta de nuestra vida y en este caso de nuestro trabajo, tal vez una jornada pesada, un sueldo bajo, un jefe de carácter pesado, sin embargo es importante no darles fuerza a esos elementos dándoles tu atención y tu energía. Procura centrar tu atención en todo aquello que sí es positivo y agradable en tu trabajo. El sueldo tal vez no sea el que quisieras, pero por lo pronto te ayuda a salir con lo básico de tus gastos familiares; tal vez un compañero de trabajo ha resultado ser un gran amigo, posiblemente todo aquello que estás aprendiendo lo puedes utilizar después para escalar a otro puesto más alto e incluso independizarte de la empresa.
Observa cuáles son las preguntas que aparecen en tu mente antes de ir a tu trabajo, si te das cuenta que son del tipo: ¿Por qué tiene que ser lunes otra vez? ¿A ver de qué humor está el jefe ahora? ¿Y si me sacara el premio mayor para salir corriendo de este trabajo? ¿Cuánto más tengo qué esperar para que termine el día? Evita en tu interior responderlas, ya que al hacerlo tu cerebro recordará experiencias negativas y lo único que pasará es que esas respuestas te quitarán tu poder y tu energía. Mejor haz preguntas que te estimulen a tener mejor disposición como: ¿De qué puedo estar agradecido el día de hoy? ¿Qué cosas positivas me han pasado en la oficina? ¿Cuántas personas no desearían contar con un trabajo como el mío simplemente para alimentar a sus hijos? Todas esas respuestas te dan poder e impulso para salir adelante.
Steve Jobs, el gran visionario informático, constantemente se preguntaba: “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy? Y si la respuesta era no durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo.”
De forma similar te invito a que te imagines diez años a futuro en tu situación actual de trabajo y te preguntes: ¿Me sentiría satisfecho y pleno de haber destinado varios años de mi vida en esa situación? Si la respuesta es sí, ¡genial!, has encontrado un camino que te aporta muchas cosas positivas. Si la respuesta es un no tajante, conserva la serenidad y pregúntate qué es lo que estás haciendo para ir cambiando esa situación. No se trata de renunciar al trabajo en un acto de impulsividad, simplemente es un ejercicio de toma de conciencia. Aún así, valora todo lo que sí te está aportando tu actual trabajo y mientras continúas dando tu mejor esfuerzo ve poco a poco construyendo otras posibilidades.
El gran filósofo Confucio expresaba: “Encuentra un trabajo que te guste y no volverás a trabajar ni un sólo día de tu vida”. He ahí una gran verdad, identifica qué es lo que más te apasiona y comienza a ver formas de aterrizarlo en tu vida diaria.
Algunas sugerencias que pueden ayudarte para aumentar tu satisfacción en el trabajo podrían ser:
- Mantén tu área de trabajo ordenado y en armonía.
- Personaliza tu espacio de trabajo. Coloca adornos discretos que te agrade observar. Es muy positivo tener alguna pequeña planta natural. Si te brinda satisfacción la fotografía de alguien especial para ti colócala en un cajón que regularmente abras para que puedas verla.
- Coloca imágenes con frases de superación que le motiven a dar lo mejor de ti, que te impulsen a lograr aquello que anhelas.
- Cultiva la relación con tus compañeros de trabajo. El tiempo que pasarán juntos será significativo y si no hay armonía o por lo menos cordialidad, la jornada laboral será muy pesada. Procura saludarlos, no hablar de ellos a sus espaldas, sé amable, practica la tolerancia, por mencionar algunas posibilidades.
- Valora tu trabajo sea cual sea. Muchas de las veces no valoramos lo que tenemos, hasta que lo perdemos. Además es importante recalcar que apreciar y valorar tu trabajo no significa tener una actitud conformista, simplemente es sacar lo positivo mientras obtienes aquello que realmente anhelas.
Para poner en práctica:
Date unos minutos de reflexión personal y toma conciencia de los siguientes puntos:
- Para mí el trabajo es …
- Las cosas que más me agradan de mi trabajo son …
- Las acciones que puedo tomar ahora mismo para experimentar una mayor satisfacción en mi trabajo son …




Compartelo en :



blog comments powered by Disqus