powered by
Socialbar
CURANDO A TRAVÉS DEL AMOR - TÉCNICA DEL HO´OPONOPONO , ESPIRITUALIDAD SHARE
Loading
TAGS
amor curar intención pensamiento decreto oración

RECOMENDACIONES
por: Deepak Chopra, M.D. Una intención es el punto de inicio de cualquier sueño. Es el poder creativo que ...
Por Louise Hay Los consejos de la famosa coach emocional para el desarrollo personal tomados de su libro &l...
"Hay un lugar en nuestro interior más profundo que quiere sentirse realizado, que quiere saber que su vid...


Cambiar el Tamaño de Letra :

Click para Agrandar
“El amor es la fuerza más sutil y penetrante” Mahatma Gandhi
Tal vez has escuchado frases como “el amor lo cura todo” o “el amor todo lo puede”. Y justamente sucede que la mejor forma de mejorarnos a nosotros mismos es amándonos, y en la medida en que cada uno mejora, permitimos que nuestro mundo sea mejor. Conocerás una técnica que lleva esta idea al siguiente nivel, la técnica del Ho´oponopono, cuyo nombre significa “hacer lo correcto” o “corregir un error”.
El Ho´oponopono es una técnica de sanación basada en la tradición y creencias hawaianas, adaptada por Morrnah Simeona y difundida ampliamente por el Dr. Ihaleakala Hew Len. Este doctor fue capaz de curar a un pabellón entero de pacientes con serios desequilibrios mentales, sin necesidad de verlos directamente. Lo que hacía era estudiar su expediente y luego el doctor mirando en su propio interior se preguntaba de que forma él había creado el desequilibrio de esa persona. De forma gradual, al mejorar el Dr. Len los pacientes también mejoraban.
Parte de la visión de esta técnica es que cada uno de nosotros operamos en la vida y en nuestras relaciones en base a las siguientes premisas:
“1. El universo físico es una realización de mis pensamientos.
2. Si mis pensamientos son cancerígenos, ellos crean una realidad física cancerosa.
3. Si mis pensamientos son perfectos, elles crean una realidad física desbordando AMOR.
4. Yo soy 100% responsable de crear mi universo físico tal como es.
5. Yo soy 100% responsable de corregir los pensamientos cancerígenos que crean una realidad de enfermedad.
6. Nada existe allí fuera. Todo existe como pensamientos en mi mente.”
Uno de los principales objetivos de esta sencilla pero muy efectiva técnica es generar paz y equilibrio mediante una purificación mental y física, a través de un proceso de toma de conciencia, perdón y transmutación. Morrnah Simeona, enseñaba que “Nosotros estamos aquí solamente para traer paz a nuestra propia vida, y si traemos paz a nuestra propia vida, todo a nuestro alrededor encuentra su propio lugar, su propio ritmo y paz”.
Para lograr esto, el ser humano debe reconocer que es él, quien a través de sus pensamientos y memorias es el responsable al 100% de crear sus circunstancias de vida tal como son, con todo lo que ello implica, incluyendo cualquier cosa que nos afecte directa o indirectamente. Por lo tanto los problemas no son las personas, lugares y situaciones, sino más bien los pensamientos que tenemos acerca de ellos. El Dr. Len expresa: “Ser 100% responsables es un camino difícil de andar, porque el intelecto es muy insistente. Cuando un problema nos aparece, el intelecto siempre busca a alguien o alguna cosa para culpar. Nosotros seguimos buscando ahí fuera (de nosotros) el origen de nuestros problemas. No percibimos que el origen está siempre dentro de nosotros”. “Basta, apenas, decir que, cuando usted quiera o desee mejorar cualquier cosa en su vida, existe solamente un lugar donde buscar: dentro de usted mismo. Y, cuando mire, hágalo con amor”.
En ciertos momentos con nuestro intelecto buscamos soluciones a situaciones incómodas, sin embargo no siempre las encontramos, ya que el intelecto sólo dispone de recursos para manejar los problemas. En el Ho´oponopono no importa saber el origen ni el porqué del problema, ni buscar culpables, simplemente se le pide a la Divinidad, que limpie y purifique el origen de cada uno de estos problemas, que son los recuerdos y memorias, sin necesidad de revivir ningún sufrimiento. De esta manera se neutraliza la energía asociada a personas, lugares o cosas, para luego ser transmutada en pura Luz por la Divinidad.
Es importante tener presente que prácticamente todo aquello que nos incomoda o desagrada de personas o situaciones, es porque existe algo de ello dentro de nosotros mismos, y son memorias y energía que compartimos. En esos momentos lo conveniente es que recuerdes que tú eres creador de tus circunstancias de vida y que todo aquello que ves afuera es un reflejo de tu interior.
Click para Agrandar
El procedimiento es muy sencillo, centra tu atención en alguna situación que estés experimentando como problema, pida a la Divinidad que purifique en ti todo aquello que esté generando dicha situación y recita la siguiente oración:
 
“Divino Creador, padre, madre, hijo todos en uno... 
 Si yo, mi familia, mis parientes y antepasados ofendieron, 
 a tu familia, parientes y antepasados
 en pensamientos, palabras, hechos y acciones
 desde el inicio de nuestra creación hasta el presente,
 nosotros pedimos tu perdón...
 Deja que esto se limpie, purifique, libere,
 corta todas las memorias, bloqueos, energías y vibraciones negativas
 y transmuta estas energías indeseables en pura Luz...
Y así se ha hecho”.
 
Y teniendo en mente la situación a purificar, habrás de repetir las siguientes cuatro frases:
-          Lo siento
-          Perdóname
-          Te amo
-          Gracias
Cuando expresas “Lo siento mucho”, estás reconociendo que de alguna manera tú eres responsable de haber creado esa situación y de haberla manifestado en tu experiencia de vida. Al decir “perdóname” estás pidiendo a la divinidad que te ayude a perdonarte a ti mismo y estás aceptando conscientemente la ayuda de la divinidad para desde la raíz sanar y ser sanado. “Te amo” reconecta y reanuda el maravilloso flujo divino del amor de ti para ti mismo y para con todo aquello que te rodea. “Gracias” es una expresión de gratitud, por la confianza depositada en la Divinidad, de que con su sabiduría infinita todo está siendo procesado para tu mayor bien y el de cada una de las partes involucradas.
Click para Agrandar
La oración y las frases las puedes utilizar el número de veces que desees y en cualquier circunstancia, además el orden de las frases es flexible. Déjate guiar por tu intuición y disfruta de las bendiciones de esta técnica.
Ejercicios para poner en práctica:
- Al despertar, puedes encomendar tu día a la divinidad de la siguiente forma: “Agradezco sea liberado en mí todo aquello que pueda ser causa de algún problema o conflicto en este día… Perdóname, los siento, te amo, gracias, … y pido que todo fluya y sea acomodado de acuerdo al orden natural y al plan divino”.
- Si en algún momento del día experimentas recuerdos desagradables, pensamientos o sentimientos desarmoniosos, pide a Dios que juntos purifiquen así: “Mis recuerdos y memorias, las amo. Les agradezco la función que tuvieron, sea la que haya sido, estoy agradecido por la oportunidad de liberarlas a ustedes y de liberarme a mí. De ahora en adelante elijo sólo lo que sea para mi mayor bien!” Y repita con Fé la frase las veces que requiera hasta sentirse aliviado.
- Si en su rutina diaria se enfrenta con algún conflicto en el que participe directa o indirectamente, dígase a sí mismo “Si hay algo en mí sucediendo que está colaborando a generar ello, yo elijo liberarlo y te pido divinidad que limpies en mí lo que está contribuyendo a generar este problema… Lo siento, perdóname, te amo, gracias” Y repite las veces que consideres necesario. A veces sólo basta con usar una o dos frases para liberar las cosas.
- Incluso si observar a través de cualquier medio algún accidente, un desastre ecológico, una disputa política, un problema económico, una riña social, ten presente que por algun te habrá tocado conocerlo y ahora puedes asumir tu parte de responsabilidad y colaborar en su purificación, para ello puedes preguntarte: “¿Qué hay en mí, que puedo liberar, de esta situación que estoy experimentando o que está apareciendo ante mí? Lo siento, perdóname, gracias, te amo”.
La transmutación realizada con el Ho´oponopono es trascendente, ya que se está trabajando directamente con la Divinidad. Nosotros no podemos exigir los resultados que quisiéramos obtener, el Dr. Len expresa que el “Ho’oponopono es entregarse y confiar, porque los resultados son trabajos del intelecto. Las expectativas son solamente memorias repitiéndose, y nada en la vida sucede accidentalmente. Es la Divinidad la que está orquestando los eventos, y nuestro trabajo es estar en paz”.




Compartelo en :



blog comments powered by Disqus