powered by
Socialbar
INTELIGENCIA EMOCIONAL , BIENESTAR MENTAL Y EMOCIONAL SHARE
Loading
TAGS
inteligencia emociones control sentimientos

RECOMENDACIONES
Seguramente en más de una ocasión habrás sentido alguna emoción o sensación inexplicable al estar en algún sit...
“No somos responsables de las emociones, pero sí de lo que hacemos con ellas” Jorge Bucay ...


Cambiar el Tamaño de Letra :

Click para Agrandar
“No somos responsables de las emociones, pero sí de lo que hacemos con ellas” Jorge Bucay
Hace muchas décadas expertos consideraban que el coeficiente intelectual era determinante para saber si una persona tendría éxito en su vida escolar, profesional y personal. Sin embargo, ya hace varios años se ha cobrado conciencia de que existen otros factores que son trascendentes no sólo para lograr éxito en la vida, sino además, para constituirnos como seres humanos felices, plenos y autorrealizados.
Una de estas propuestas tiene que ver con lo que actualmente conocemos como inteligencia emocional. Daniel Goleman popularizó dicho término a nivel mundial, gracias a su best-seller Emotional Intelligence, publicado en 1995.
La inteligencia emocional es el conjunto de destrezas, habilidades y competencias que determinan tu conducta, reacciones, estados emocionales y tu estilo de comunicarse. Al conjunto de estas variables algunos han denominado coeficiente emocional.
Las emociones son una parte muy importante en nuestra vida. ¿Te has puesto a imaginar lo que sería una vida sin emociones? Tal vez no experimentarías tristeza o enojo, pero tampoco esperanza, alegría, dicha y sobre todo amor.
La palabra emoción se escribe en inglés emotion, la letra e representa la energía y motion significa movimiento, “energía en movimiento”. Las emociones son energía que nos mueven a tomar acciones, a experimentar el mundo, a sentirnos de distintas maneras.
La forma actual de vivir nos enfrenta con distintos eventos que ponen a prueba nuestras respuestas emocionales. Situaciones tan comunes como el lidiar con algún compañero de trabajo con el que no simpatizamos, elegir atuendo para una fiesta, el hacer frente a las deudas que hay que pagar, buscar pareja o cuando la tenemos interactuar con ella, conseguir trabajo, por mencionar algunas cuantas situaciones.
Tu calidad de vida gira en torno a tus estados emocionales. A veces resulta conveniente preguntarnos ¿Porqué y para qué experimento cada estado emocional que vivo? Tú tienes la posibilidad y capacidad de saber manejar tus estados emocionales para tu mayor bien. Es importante que comprendas esta parte, tú tienes integrado un control remoto emocional, tal vez no sabías que lo tenías o simplemente no te has dado a la tarea de aprender a usarlo. Este control remoto siempre está funcionando, la única diferencia es si el que lo controla eres tú o le permites a los demás y a las circunstancias de tu vida que sean ellas quienes lo controlen. La elección es tuya.
Todas las emociones son importantes, cada una nos aporta algo y nos brinda la oportunidad de ver las cosas de cierta manera. Incluso las emociones que algunos llaman negativas, por ejemplo el miedo, la rabia, la tristeza, el dolor. El enojo no es malo y enojarte tampoco. Lo inadecuado es explotar en ira y dañar a alguien con palabras o actos impulsivos, o aprender a vivir con cierto enojo que atenta contra tu armonía, o experimentar que se te retuerce el estómago con el aparente simple hecho de ver a alguien que no te agrada. Eso es lo que podemos evitar y más bien emplear el enojo a nuestro favor, para tomar conciencia de algo que no está agradando en nuestra vida y elegir cómo si quiero reaccionar ante ello, ocupar esa energía para pasar a otro nivel de comprensión o de acción si de un obstáculo se tratara.
Uno de los objetivos es tomar conciencia de nuestro mundo emocional y de darle a cada estado emocional el tiempo y la intensidad apropiada de acuerdo a cada circunstancia. Vivir de acuerdo a ello implica tu disposición, responsabilidad y compromiso, lo cual es sumamente sencillo y gratificante si lo comparas con el seguir caminando por la vida dejando a los demás tu control emocional.
Cuando dispones de opciones emocionales tienes libertad emocional. Y así tú tienes el poder para elegir cómo quieres y prefieres sentirte, ya sea feliz, pleno, dichoso, lo que más desees.
El objetivo es aprender a equilibrar nuestra razón con los sentimientos, cada uno es importante y cuando trabajan en armonía la vida se vuelve más fácil de vivirla en plenitud.
El desarrollar tu inteligencia emocional es fundamental, porque está íntimamente relacionada con tu autoestima, nivel de éxito, plenitud, autorrealización personal, bienestar mental y emocional, toma de decisiones y manejo del estrés.
Las principales esferas de la inteligencia emocional que puedes evaluar en tu vida son las siguientes, aprovecha para tomar conciencia de cómo estás viviendo cada una de ellas:
- Conocimiento de mis propias emociones. ¿Sé identificar mis distintos estados emocionales? ¿Me doy cuenta de la forma en que influyen en mi vida mis emociones? ¿Me considero una persona feliz?
- Manejo de las emociones. ¿Al experimentar un estado emocional, dispongo de herramientas para procesarlo? ¿Soy capaz de llegar a casa tranquilo y sereno después de haber tenido un día conflictivo en el trabajo? ¿Qué hago para manejar mi estrés?
- Reconocer emociones en los demás. ¿Sé identificar el momento oportuno para iniciar una conversación profunda con mi pareja o para solicitar un permiso en el trabajo? ¿Identifico algunos estados emocionales en mi familia?
- Influencia en las relaciones interpersonales. ¿Sé trabajar en equipo? ¿Cómo resuelvo conflictos con terceras personas? ¿Cuento con un círculo de amigos con los que me sienta satisfecho y feliz? ¿Mi forma de relacionarme con mi familia me hace sentir pleno? ¿Soy empático, en otras palabras, se me facilita el ponerme en los zapatos del otro?
- Automotivación. ¿Cómo supero alguna adversidad o contratiempo en mi vida? ¿Sé identificar qué es aquello que me impulsa a seguir adelante? ¿Me consiento a mi mismo después de haber conseguido algún logro?
El principal propósito de aumentar y fortalecer nuestro cociente emocional es una de las mejores decisiones que puedes tomar para comenzar a construir la vida que quisieras tener.
Ejercicios para poner en práctica:
- Empieza a poner atención en tu mundo emocional, en la forma en que vives tus emociones. Identifica los disparadores que activan alguna emoción desagradable en tu interior, checa que tanto control estás teniendo de la situación, qué haces para manejarla, cómo influye en tus relaciones con los demás, determina si estás satisfecho con esa manera de experimentar tus emociones.
- Haz una lista de aquellos elementos que activan emociones agradables y armoniosas en tu interior: canciones que te hagan sentir con energía y alegría, películas que te impulsen a salir adelante, personas que enriquezcan tu vida, gustos o detallitos que te hagan sentir bien contigo mismo, por mencionar algunos. Regálate la oportunidad de que formen parte de tu vida deliberadamente.
- Elabora una lista de todo aquello que active emociones que no te hagan sentir bien y en la medida de lo posible evita que tengan un impacto importante en tu vida. Por ejemplo, canciones de desamor y despecho, círculo de amistades que sólo conversan de chismes y conflictos.




Compartelo en :



blog comments powered by Disqus