powered by
Socialbar
VIVIR EN LIBERTAD , BIENESTAR MENTAL Y EMOCIONAL SHARE
Loading
TAGS
libertad autoaceptacion identidad felicidad

RECOMENDACIONES
Al pensar en la palabra trabajo, ¿qué imágenes vienen a tu mente o qué sensaciones experimentas? Cada q...
"Hay un lugar en nuestro interior más profundo que quiere sentirse realizado, que quiere saber que su vid...
“Sólo el conocimiento que llega desde dentro es el verdadero conocimiento” Sócrates {imagen1} ...


Cambiar el Tamaño de Letra :

Click para Agrandar
Luchas individuales y sociales, aun a costa de la pérdida de la propia vida o de la de miles o decenas de miles de vidas, son provocadas por la búsqueda de la libertad. Pero, ¿qué es la libertad? Pueden darse infinidad de definiciones, entre ellas, una de las que más aceptación ha tenido es la brindada por John Stuart Mill en su hermoso Ensayo sobre la Libertad : “..La única libertad que merece este nombre es la de buscar nuestro propio bien, por nuestro propio camino, en tanto no privemos a los demás del suyo o les impidamos esforzarse por conseguirlo….”
¡Cuántas guerras se han desarrollado entre países, a lo largo de lo siglos, en eras de la libertad! Asimismo, cuántas luchas internas se han desarrollado en los países para exigir que los gobiernos garanticen las condiciones básicas para que los ciudadanos puedan desarrollar armoniosamente sus potencialidades. Se complica enormemente que un ser humano experimente una sensación plena de libertad cuando sus condiciones básicas de subsistencia no están aseguradas, cuando sus derechos humanos no son respetados, y priva un ambiente de inseguridad extremo, en el cual su vida y posesiones están en constante riesgo.
No obstante que vivamos en condiciones sociales adversas, tenemos el poder de manejar la forma en que nos sentimos y cómo experimentamos la vida. Sí, para muchas personas implica un reto enorme, pero tenemos qué asumir la dirección de nuestra vida,
Muchas personas viven presas de limitaciones autoimpuestas, de cadenas que se han ido reforzando al través de los años, en las que sin darse cuenta actúan simplemente para complacer a los demás en base a expectativas que suponen ellas tienen. Es tal la necesidad de ser aceptados, que muchas veces sometemos nuestra voluntad a la de otros con el fin de recibir atención, de recibir amor. Sin embargo, el actuar siempre con el afán de complacer a los demás va opacando la sensación de valía personal, y va disminuyendo la seguridad personal. Así, sutilmente, paso a paso, casi sin darnos cuenta, cedemos nuestro poder a otros. Wayne Dyer, en su libro Construye tu destino, afirma: “Eres absolutamente libre cuando no te consume tu engreimiento. Eres libre cuando ya no necesitas que todo aquel con el que te encuentres te halague, te mime y te dé su aprobación. Eres libre cuando ya no te sientes ofendido por las acciones de los demás. La libertad te permite extender tu mundo interior hacia el mundo exterior, y eso es amor”
Por el afán de complacer a los demás nos privamos de un derecho importantísimo: el derecho de ser uno mismo. Sí, el permitirte expresar lo que realmente sientes, piensas, esperas y haces. Somos el resultado de una historia de educación, interacción familiar, eventos tristes y afortunados, de una información genética determinada ,y de un sin fin de cosas más. Por tanto, aunque en esencia todos los seres humanos formamos parte de un todo que nos integra en una unidad de energía en el amor, en lo particular tenemos características muy propias, irrepetibles en cualquier otra persona; aunque haya gemelos que físicamente son como dos gotas de agua, su psicología, sus sentimientos, su comportamiento pueden ser muy diferentes.
Atrévete a usar esos colores que te agradan en la ropa, sin importar las críticas de otras personas; baila, canta, aunque tu coordinación motora no sea la de un atleta o tu voz no sea la de un tenor o soprano. Estás vivo ahora, y ahora es el momento de inhalar profundo, de sentir la temperatura ambiente en tu piel, de disfrutar el sabor del agua natural, del jugo de una fruta, de expresar tu amor a quien amas, y de enviar un mensaje de amor a tu corazón, a tu cerebro, a tus órganos internos, para que se conserven sanos.
Aléjate de esas personas que te lastiman con su agresividad, con sus comentarios negativos. !¡Cuántas personas viven atadas a parejas que reprimen su forma de hablar, de vestir, de actuar! Trata de mejorar en todos los sentidos, incluyendo el físico, pero con el objetivo de agradarte más a ti mismo, no a los demás. Busca que tu cuerpo esté cada vez más sano, menos intoxicado con químicos, y emite los comentarios, chistes y opiniones que surgen de ti. Que si alguien te ama o te rechace sea por lo que realmente eres, no por lo que aparentas ser. Que quien se enamore de ti ame esa esencia única que sobrevive a la ausencia de maquillajes, o de prótesis, o del consumo de proteínas que aumentan la masa mascular.
Decídete a trabajar en tu crecimiento personal, y así fortalecerás las alas para vivir y volar en libertad.
PARA PONER EN PRÁCTICA:
1) Trae a tu memoria dos momentos de tu vida en los que hayas experimentado una sensación de libertad plena, momentos en los que te sentías fluir, sin presiones o plazos de ningún tipo, y en conexión con Dios.
2) Revive en tu mente esa situación, y aspira profundamente, inhalando y llevando a cada una de las células de tu cuerpo esa sensación de plenitud.




Compartelo en :



blog comments powered by Disqus