powered by
Socialbar
PROSPERIDAD 1: "CREENCIAS SOBRE EL DINERO" , BIENESTAR ECONóMICO SHARE
Loading
TAGS
dinero prosperidad abundancia cambio creencias

RECOMENDACIONES
Artículo de Eric Rolf Eric Rolf es un maestro de la sabiduría de la vida nacido en Nueva York en el ...
Desde el invento de la rueda, pasando por la revolución industrial hasta nuestros tiempos se ha establecido...
por: Deepak Chopra, M.D. Una intención es el punto de inicio de cualquier sueño. Es el poder creativo que ...


Cambiar el Tamaño de Letra :

Click para Agrandar
“No existe un camino hacia la prosperidad, la prosperidad es el camino”
Wayne Dyer
Prosperidad, del latín prosperitas, es el éxito en lo que se emprende, la buena suerte en lo que sucede o el curso favorable de las cosas.
Abundancia, del latín abundantia y se refiere a una gran cantidad de algo. El término permite nombrar a la prosperidad, riqueza o bienestar.
Imagina sólo por un momento que puedes hacer realidad todos tus deseos, que sólo con desear cualquier cosa puedes verla manifestada, ¿Cuál sería tu primer deseo? La naturaleza y toda la creación es abundante; ¿Tienes creencias de escasez? ¿Te consideras una persona próspera y abundante? ¿Cómo te relacionas con el dinero?
Viéndolo con los ojos de la Abundancia, que es la compañera inseparable de la Prosperidad, realmente no importa cuál sea tu primer deseo, pues puedes tenerlos todos y la idea de que se te pueda conceder sólo un deseo es contraria a tu esencia de ser pleno y abundante.
La Prosperidad es un estado de consciencia, y como tal necesita ser alimentado de pensamientos positivos para poder manifestarse. Sucede que algunas personas desean, piensan, sienten y se expresan de una manera muy limitada y eso los conecta a una consciencia de carencia, la cual es contraria a la naturaleza del universo que es próspero y abundante.
Existen varias clasificaciones de la prosperidad: Financiera o Económica, Intelectual, Física y Espiritual. A continuación trabajaremos con la Prosperidad Financiera o Económica
LA PROSPERIDAD Y EL DINERO
Click para Agrandar
El dinero es un símbolo de nuestra energía creativa. Este símbolo ha sido creado por el ser humano y desde planos superiores para representar cierta unidad de energía creativa.
El dinero también forma parte de nuestro aprendizaje en esta vida, forma parte de nuestra evolución, a través de él logramos aprender a administrar nuestra vida en los planos materiales. La habilidad para ganar y gastar dinero abundante y sabiamente está basada en la habilidad para ser un canal para el universo. Cuando respondemos a nuestra propia esencia y escuchamos la voz de nuestra intuición es cuando abrimos la puerta hacia la abundancia, ya que nos movemos de acuerdo al Plan Divino.
Cuando en lugar de la abundancia experimentas la carencia económica, en realidad, lo que se está reflejando son bloqueos en tu energía que pueden materializarse de diversas formas, como proyectos que no se concretan, robos, deudas, pérdidas o ganancias mínimas.
La prosperidad es la capacidad de crear lo necesario en el momento preciso y responde a todo un conjunto, como confiar en nosotros mismos, tener una alta autoestima y escuchar nuestra voz interior (intuición) al momento de seguir aquella actividad que amamos y que nos realiza como seres humanos, arriesgando si es necesario al decidir, ¡El universo te pagará por ser tú mismo y por hacer lo que en realidad te gusta!. Esto parece sencillo, pero en realidad es algo muy complejo dentro de nuestra sociedad, ya que nos regimos en base a creencias e ideas limitantes que obstaculizan cualquier posibilidad de ganar dinero y al mismo tiempo lograr la felicidad en nuestra vida.
Venimos a esta vida a APRENDER, no a padecer. Cuando hay padecimiento es porque no hay comprensión de lo que se está viviendo, por lo tanto no se aprende, entonces se va a repetir el conflicto tantas veces como sea necesario hasta resolverlo o aprenderlo.
El dinero es energía vital que recorre el planeta al igual que la sangre recorre el cuerpo físico. ¿Porqué el dinero nos falta y la sangre no? Porque la sangre fluye naturalmente, sin nuestra intervención y al dinero lo manejan nuestros mandatos mentales, en especial el miedo. Los conflictos con el dinero son un indicador de algún problema en otro nivel. Generalmente los mismos conflictos que vivimos a nivel material se reflejan en nuestro mundo emocional.
EL DINERO EN LAS ANTIGUAS CREENCIAS
Click para Agrandar
En este momento nos encontramos ante cambios profundos a nivel mundial y dentro de nosotros mismos. Cambios de consciencia que nos están llevando a una transformación radical. Esta transformación se está dando en todos los aspectos y en todos los seres. ¿Cuál es la transformación que estás teniendo en cuanto a la prosperidad y el valor del dinero?.
Empecemos por describir la vieja consciencia del dinero:
El mundo viejo está basado en los apegos materiales, se creía que la felicidad estaba en torno al bienestar económico, ahí residía nuestra realización. Se le daba mucha importancia al nombre, al título profesional, al estatus social como primer término, ya que ello era parte de nuestra sobrevivencia. Importaba mucho la acción, la competencia, pero no importaban ni los sueños, ni las aptitudes de las personas. Se basaban en el dinero o el poder como fines, sin importar si la persona se sentía satisfecha o a gusto con lo que tenía. Este concepto se reducía a la sobrevivencia del ser humano. ¿Has escuchado la frase: "Tanto tienes, tanto vales"? De esta forma, el dinero termina controlando a la persona, piensas que solamente “Cuando tenga dinero seré feliz”, “La gente me aceptará mejor si tengo dinero”, con estas creencias pensamos que el dinero es lo más importante en nuestra vida, también va manifestándose en nuestra realidad, que lejos de ser un camino de libertad el dinero se convierte en un verdadero problema.
El miedo se convierte en nuestro eje, cuando tenemos poco dinero tenemos miedo de que no llegue más y si tenemos mucho dinero, tenemos miedo de perderlo.
Nunca tendremos dinero suficiente para asegurar que no tendremos miedo. Este miedo puede apoderarse de nosotros al grado de paralizarnos y tomar decisiones erróneas, como hacer inversiones equivocadas o atraer robos o pérdidas. Si nuestra seguridad se basa en el dinero, entonces siempre viviremos con miedo.
Esta tendencia en tu pensamiento se origina cuando crees que el dinero o la abundancia que existe en el mundo es limitada. ¿Te has puesto a pensar que Dios en su perfección ha creado todo en total abundancia para todos? El dinero, como símbolo de energía también es infinita, si crees lo contrario, tendrás dos caminos a elegir:
La culpa o el resentimiento.
¿Te sientes culpable por ganar dinero? ¿Sientes que “no lo mereces”? Si vendes algún producto o servicio ¿sientes culpa por cobrar su precio justo?.
Al mismo tiempo te sentirás resentido con toda aquella persona que se cruce en tu camino y veas que gana dinero con facilidad, estarás creando pensamientos como: ¿Por qué él sí, y yo no? Si eliges la riqueza en base a la culpa, entonces tal vez seas productor de mucho dinero, pero te sentirás culpable de que a tu alrededor haya mucha gente que no lo tenga, entonces la culpa te empujará a “ayudar” a los demás con tal de disminuir la culpa que sientes por tener dinero. Esta sensación te puede llevar a no tener más dinero para “no quitarle a los demás”, manteniendo tus gastos al mínimo con tal de “no afectar a nadie”. El resultado de este camino es que al final quedarás resentido y con una sensación de desprotección al ver muchas cosas a tu alrededor que tú deseas disfrutar y no puedes por la culpa.
Otro factor que obstaculiza el libre flujo del dinero es el pensamiento de que para ganar dinero es necesario “trabajar duro”; entonces para ganar dinero es necesario “pagar un precio” para poder vivir y merecer el éxito económico y profesional, trabajando largas jornadas, sacrificando el resto de tus roles, familia, amigos, disfrute, diversión y algo más importante, sacrificar también todo lo relacionado a tus emociones. Ya que por cumplir con tu trabajo, cargas con el estrés, la preocupación, la tristeza que esto genera. Si enfermas, no importa, “no puedes faltar a trabajar”. De esta manera, el poseer dinero tiene un precio mucho más alto. Esto al final te deja con la misma sensación de desprotección, te sientes necesitado y vacío internamente. Es muy probable que al ver “el sacrificio” que conlleva ganar dinero te resignes a una vida modesta con tal de no luchar más y no sufrir a cambio.
Si eliges el camino espiritual para desarrollarte, es probable que el dinero “deje de importarte” para concentrarte en cosas “más profundas” o “con más significado”. No puedes separar espiritualidad y dinero porque ambos factores son parte de tu vida, el ser humano es espiritual y material, no hay una cosa más importante que la otra, lo importante es integrar y vivir ambas en su justo equilibrio.
El dinero en sí no tiene ningún poder, ni el metal de las monedas ni el papel de los billetes tienen consciencia ni vida en sí, por lo tanto, el bien o el mal que se haga en torno al dinero es a causa de nosotros mismos, somos nosotros quien le damos un uso, bueno o malo según nuestra consciencia.
Si desperdicias el dinero también estás negando una parte considerable de la energía del universo y negando también la forma en que funciona el mundo. Por lo general, cuando rechazas el dinero con el pretexto de que “no importa”, estás ocultando tu incapacidad para manejarlo y tu voluntad de aprender a hacerlo. Tanto tus creencias, como tus actitudes, emociones y espíritu están involucrados en la obtención del dinero.
EL DINERO EN LAS NUEVAS CREENCIAS
Click para Agrandar
Actualmente las creencias están basadas en la confianza del universo en nuestro interior. Aceptamos que la energía creativa y la energía del universo son la fuente básica de todo. Una vez que nos conectamos y entregamos a ella, todo nos pertenece. El vacío se llena desde nuestro interior. Nos damos cuenta de que el dinero es un reflejo de la energía que se traslada a través nuestro. Se puede decir que somos un “canal”. Entre más aprendamos a funcionar en el mundo confiando en nuestra intuición, más fuerte será nuestro canal y probablemente tendremos más dinero.
La cantidad de dinero en la vida depende de nuestra habilidad para escuchar a nuestra guía interior o intuición, para decidir y actuar de acuerdo con ella. Cuando escuchas al universo y actúas, el dinero entra a tu vida de manera creciente. De esta manera, el dinero fluye de manera natural.
La obtención del dinero se convierte en una consecuencia de tu realización personal, ya no trabajas sólo por dinero, sino que eliges aquel trabajo que amas, eliges seguir tu vocación, entonces además del dinero obtendrás satisfacción personal y dejas de vivir con vacíos en torno a la prosperidad.
Si de momento no puedes cambiar de trabajo y no te satisface lo que haces en él, reflexiona sobre las actividades que realizas y encuéntrale algún sentido de vocación, realización o servicio para que te sea pleno y puedes elegir complementarte con alguna actividad en la que puedas ejercer alguna vocación para que te conectes al flujo del dinero de manera próspera.
Para poner en práctica:
1) Reflexiona respecto a tus creencias sobre el dinero. ¿Con cuáles de estas creencias te identificas?
2) Detecta ¿En qué momento de tu vida adoptaste dichas creencias y cuál es su origen?: familia, pareja, costumbre, ámbito social, experiencia propia...




Compartelo en :



blog comments powered by Disqus